La cadena de valor eléctrica se establece en los siguientes tramos:
● Generación de electricidad: Se produce al transformar, en las distintas plantas eléctricas, alguna clase de energía (química, cinética, térmica..) en energía eléctrica. Este modelo se verá sujeto a algunos cambios con la entrada de tecnologías limpias, accesibles y renovables de generación local.
● Transmisión de electricidad: La red de transmisión transporta la energía a grandes distancias, hasta la llegada a su consumidor final (en este caso, distribuidoras dueñas de la red local de distribución). Red Eléctrica de España (REE) tiene esta gestión en exclusiva.
● Distribución de electricidad: Se encarga de suministrar la energía desde la subestación de distribución hasta los usuarios finales (contador del cliente). Lo llevan a cabo los Operadores del Sistema de Distribución (DSO en inglés).
● Comercialización de electricidad: Consiste en comprar la electricidad en el mercado mayorista y facturarla a sus clientes según el uso de la electricidad que hayan hecho. La comercializadora es quién envía la factura y tramita las modificaciones contractuales. En España hay más de 250 comercializadoras actualmente.