Término Open Source

Ya en 1985, la naturaleza ambigua de la palabra "free", utilizada para describir la libertad del software, fue identificada como problemática por el propio Richard Stallman.

En el Manifiesto GNU, identificó "give away" y "for free" como términos que confundían el precio cero y la libertad del usuario.

"Free as in freedmon", "Speech no beer", y mantras similares fueron comunes cuando el software libre llegó a la audiencia general a fines de la década de 1990, pero varias personalidades argumentaron que era necesario un término que hiciera el concepto más accesible para el público general.

Después de que Netscape publicara el código fuente de Mozilla en 1998, un grupo de personas, incluyendo los principales líderes del mundo del software libre se reunieron en Palo Alto para discutir un término alternativo. El término "open source" fue acuñado por Christine Peterson para describir el software libre, y se fundó el Open Source Institute por Bruce Perens y Eric Raymond.

La diferencia fundamental con el software propietario, argumentaron, era la disponibilidad del código fuente, por lo que esto era lo que primero debía plantearse en la marca.

Más tarde ese año, en una cumbre organizada por Tim O’Reilly, un grupo ampliado de algunas de las personas más influyentes en el mundo del software libre en ese momento se reunieron para debatir sobre varias nuevas marcas de software libre. Al final, el "open-source" superó al "sourceware" y el código abierto comenzó a ser adoptado por muchos proyectos en la comunidad.

También hubo desacuerdos. Richard Stallman y la Free Software Foundation continuaron defendiendo el término "free software", porque para ellos, la diferencia fundamental con el software propietario era la libertad del usuario, y la disponibilidad del código fuente era solo un medio para ese fin. Stallman argumentó que la eliminación en el nombre del focoe en la libertad llevaría a un futuro donde el código fuente estaría disponible, pero el usuario del software no podría hacer uso de la libertad de modificar el software.

Con la llegada del software como servicio y el firmware de fuente abierta implementados en la web integrados en los dispositivos, la batalla continúa desarrollándose hoy.