Como siempre, un artículo para reflexionar el de Victor Hugo Manzanilla:

Permitidme que referencie varios de los puntos:

Sabemos que un gran líder no es el mejor en todo, sino la persona capaz de crear un gran equipo. Para poder construir un gran equipo es imprescindible que el líder entienda sus fortalezas y debilidades, para así poder traer otras personas que cubran esas debilidades. Unido a esto, el líder necesita poder detectar en nuevos individuos si tienen o no esas habilidades. Es decir, el líder necesita saber qué está buscando.

Este modelo, creado por Harvard Business Review, muestra los diferentes modelos mentales de los líderes, y por tanto saber cuáles son tus fortalezas y debilidades, y qué buscar en otros para crear ese equipo estrella. El modelo está basado en dos variables: Orientación (Detallista o Visionario) y Enfoque (Ideas, Procesos, Acción y Relaciones).

· Orientación: Se refiere al modelo mental en que operas de forma natural. ¿Eres una persona detallista o eres una persona visionaria? Puede ser que tengas un poco de ambos, pero naturalmente tiendes a una de las dos: detallista o visionario.

· Enfoque: Se refiere al área de enfoque que naturalmente más te apasiona. Estas áreas de enfoque se dividen en cuatro: Ideas (te apasiona el pensamiento y las ideas), Procesos (tu enfoque está en los procesos y la organización), Acción (eres una persona ejecutora, tu pasión está en actuar y llevar todo a la acción) y Relaciones (tu pasión está en las personas y las relaciones que se forman en el equipo).

Que en matriz nos da:

¿Eres un visionario? ¿Qué tipo?

· Explorador: Tu pasión está en pensar y filosofar. El gran valor que traes está en que eres una persona que adora las grandes ideas, los grandes modelos y tienes algo de idealismo.

· Planificador: Te apasiona el diseño de sistemas efectivos. Eres capaz de entender y crear algoritmos mentales de los grandes problemas de la organización y tu valor está en crear los sistemas que resolverán esos problemas de la mejor manera. Ves la foto completa, presupuestas recursos, manejas líneas de tiempo y aseguras que el equipo está ejecutando a tiempo para lograr los objetivos.

· Inspirador: tienes la visión y te apasiona verla en ejecución. Debido a esto, eres un individuo que inspira a los equipos y los energiza constantemente para que se mantenga la ejecución a toda marcha en todo momento.

· Conector: Debido a que eres una persona apasionada por las relaciones y visionaria, has desarrollado la capacidad de conectar los puntos bajo el entendimiento que las conexiones entre personas facilitan el logro de los objetivos. Al conocer las necesidades particulares de los miembros del equipo y debido a tu amplia red de contactos, sabes cómo y cuándo conectar a las personas correctas para habilitar y abrir puertas para tu equipo.

¿O eres más detallista?

· Experto: Debido a que eres apasionado(a) por los detalles y también por las ideas, te has convertido en el experto del equipo. Virtualmente nadie sabe más que tú del tema que te compete. Eres la enciclopedia a contactar cuando hay alguna duda y eres un recurso indispensable como centro de conocimiento del equipo.

· Optimizador: tu enfoque está en la mejora continua: todo se puede optimizar. Has desarrollado una habilidad de analizar y detectar fallas y pérdidas y, tu pasión está en crear sistemas que corrijan las fallas de una manera sistemática y para siempre.

· Productor: esta persona es la que hace que las cosas pasen. Sale a vender, rompe barreras, actúa, actúa y actúa. Mientras los pensadores y visionarios filosofan cuál es la decisión correcta, ésta persona ya está en la calle trabajando y trayendo resultados.

· Coach: Éste individuo que tiene tendencia detallista, pero enfoque en las personas, se convierte en el mejor mentor en un equipo. Tiene la paciencia y la pedagogía para enseñar y llevar a otros de la mano en el proceso de aprendizaje.

Esta clasificación es bastante similar a otras ya tratadas aquí, aunque lo más interesante del artículo viene al final…

Idealmente en un equipo, debería haber una completa diversidad de estados mentales. Sin embargo, la realidad es que raramente podemos tener un equipo tan diverso. En ese caso, necesitamos estar conscientes de los vacíos y buscar desarrollarlos de alguna manera.

· El primer riesgo que existe es que, debido a que las personas normalmente reclutan a otros que se parecen a ellos, terminen con un equipo donde todos son visionarios o todos son detallistas.

· Si en el equipo únicamente hay visionarios será un equipo estático que no progresa. Los miembros del equipo pasan horas filosofando y buscando la idea perfecta. Día tras día llenan pizarras, formatos y documentos de planificación con amplias explicaciones estratégicas y filosóficas del proyecto. Pero al final, nada se lleva a la acción.

· Si es un equipo únicamente detallista, el hecho de que este equipo estará siempre ocupado no es indicativo de que está avanzando. El equipo de mueve a la acción rápidamente y ejecuta estrategias no pensadas, optimiza los procesos innecesarios e invierten el tiempo en cosas que no te acercan a la meta. Por meses se mueven en círculos y tampoco llegan al objetivo.

Y dicho esto, ¿cómo os clasificaríais? ¿en vuestro equipo hay diferentes estados? 🙂