Este artículo de Josep Velasco rtículo de Josep Velasco recoge 7 reflexiones sobre cómo la transformación digital va a afectar el modelo de gestión del talento en las empresas.

De estas reflexiones, me parecen especialmente reveladoras las 4 últimas:

4. ¿Se acabaron las ocho horas presenciales?

La transformación digital está generando un nuevo perfil de industrias y empresas 4.0, donde lo importante es el valor añadido que aporta el trabajador a la empresa siendo para estas cada vez menos importantes las horas que el empleado pasa sentado frente a una máquina o un ordenador. Al contrario, en muchos casos el trabajo a distancia, por objetivos, o por proyectos —que introduce nuevos elementos como flexibilidad, movilidad, omnicanalidad— es mucho más rentable para las empresas que aquel que se realiza desde los entornos y puntos de trabajo tradicionales y que continúa ligado, en muchos casos, al presentismo y a la baja productividad. Todo ello sin olvidar que a algunos profesionales se les demanda una exigencia de dedicación de 24 horas diarias.

5. ¿Nuevos espacios para trabajar?

Si, como parece, el modelo clásico de ejercer nuestro trabajo va a cambiar —motivado por las nuevas formas de trabajar y el nuevo perfil de profesional, fruto del cambio generacional— también van a hacerlo los espacios de trabajo. No me refiero solo a los espacios de coworking, sino más allá a modelos como los Open-House Concept—donde una empresa pone a disposición de no empleados sus instalaciones con el objetivo de atraer talento— o el Cohabit Concept —donde deliberadamente se crea y se aloja a un hub de distintas compañías para mezclar y compartir innovación—. Algunos expertos ya hablan de espacios de trabajo se gestionarán en el futuro en un modelo de WorkPlace As A Service.

6. Autogestión del tiempo laboral

Uno de los principales retos a los que se enfrentarán en el futuro los departamentos de Recursos Humanos —si mantienen este nombre o los cambian por otros como capital humano; gestión del talento…— es, además de ganar transversalidad y presencia dentro de sus empresas y organizaciones, dotar a sus profesionales de herramientas correctas de autogestión de su tiempo laboral.

Me refiero a herramientas de gestión horaria que sean eficientes en la medición, pero sobre todo que sean lo suficientemente flexibles para el profesional y que le permita ser el verdadero gestor de su tiempo laboral. De este modo, deben ser soluciones que de forma sencilla le permitan acreditar que, una vez finalizadas sus tareas, se vaya a casa antes o que le permitan justificar la prolongación de su jornada o realizar horas extras.

7. No trabajamos sólo para ganar dinero.

Según un reciente observatorio de la consultora Manpower, un 47% de los empleados españoles encuestados situaba a la flexibilidad horaria como uno de los tres elementos más importantes a la hora de escoger un empleo. Esta apuesta por la flexibilidad horaria —la conciliación entre la vida profesional y personal—, se situaba detrás del salario, 68%, y el tipo de trabajo, 54%, y aumentaba cuando se preguntaba a trabajadores millenials.